Arnau

Almacén de relatos olvidables

  • Contador de tribuneros, blaveros, corbelianos y otras especies

    • 117,203 visitas

Dignidad para el PP. ¡Coño!

Posted by Arnau en diciembre 1, 2009

Después de algunos añitos de lenta y mortificante deliberación, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid puede estar a punto de emitir sentencia sobre el caso Gürtel, promulgada torticeramente por el vil revisionista Baltasar Garzón con el siguiente encabezamiento: “Sabed: Que yo, el malvado cazador de españoles de bien, y en una investigación que te cagas, he aprobado que se dé por fin lectura a la sentencia del caso este del albondiguilla, el rata, el cabrón, el curita trajes Milano bonito te quiero un huevo, el bigotes regalos Louis Vuitton pero más caras son las anchoas, los espías, y demás bodorrios, mandangas corruptas y Correas desengranadas. O sea, un caos mafioso que ni para qué. He dicho”.

Será la primera vez desde las extraordinarias placideces untadas de manteca colorá que un puto Tribunal Superior Regional se pronuncia sobre una sentencia fundamental que puede poner en juego la supervivencia del partido político que sin duda mejor salvaguarda nuestras esencias carpetovetónicas…, esencias patrióticas.

La expectación es gansa. La expectación es gansa y la inquietud no es paticorta ante la evidencia de que el Tribunal Superior de Madrid ha sido empujado -evidentemente por clanes de rojos, masones, gais y lesbianas, abortistas, atuneros, titiriteros, negros que se rasgan los condones porque no saben hacerse la manicura y por supuesto catalanes, muchos catalanes- a demoler este partido básico para la supervivencia de nuestro maravilloso imperio que en otras épocas era transoceánico.

Repetimos, se trata de una situación inédita en democracia. Hay, sin embargo, más motivos de canguelo. De los doce magistrados que componen el tribunal, sólo once podrán emitir sentencia, ya que uno de ellos (José Luis de la Rúa, por ser amiguito íntimo del Curita, ya me dirán que gilipollez) se halla recusado tras una espesa maniobra claramente orientada a modificar los equilibrios del debate. Sí señores, esta es la puta corte de casación que está a punto de decidir sobre las entrañas del partido popular y por ende sobre las vísceras, menudillos y asaduras de nuestra España. Por respeto al tribunal –un respeto sin duda superior al que en diversas ocasiones este se ha mostrado a sí mismo, que es cero- no haremos mayor alusión a las causas del retraso en la sentencia, aunque sólo por eso ya se tendría que anular por defecto de forma, tal como ocurrió tiempo atrás con el caso Naseiro.

No es baladí que definamos al partido popular como única salvación posible de nuestra nación, porque aunque sea verdad que ellos hayan podido robar, estafar y desvalijar las arcas públicas a manos llenas –que no decimos que no- también es incuestionable que muchísimo más que ellos roban, estafan y desvalijan los socialistas, los nacionalistas y los demás titiriteros. Y además abortan a mansalva.

Hay quien vuelve a soñar con trituradoras de hierro que cercenen de raíz la unidad sacrosanta de nuestra raza, y esta podría ser, lamentablemente, la maldad inadmisible de la sentencia. No nos confundamos, porque el dilema real no es un quítame allá esos trajes, un quítame allá esos bolsos, o un no me quites el Jaguar que tengo por arte de birlibirloque en el garaje de mi casa, sino que la verdadera disyuntiva es la contraposición de las dos Españas: esa majestuosa, grande, valerosa, libre y de lengua cristiana que encarna el partido de la calle Génova, o esa patética, campestre, maricona y repleta de insignificantes jergas dialectales que encarnan las tribus periféricas y los bolcheviques. No sólo está en juego esta o aquella anchoa, está en juego la propia dinámica constitucional, ese espíritu “Non plus ultra” que hizo posible, gracias a Dios, hace ya 30 años la pacífica transición a más de lo mismo.

En fin, hay motivos serios para la preocupación, ya que se podría estar madurando y maquinando, con la excusa de la sentencia Gürtel, una macabra maniobra para transformar nuestra patria única común e indivisible en un verdadero reino de taifas ávido de destruir nuestro marco institucional. Un enroque contrario a la virtud máxima de la Constitución, que no es otra que su carácter obstrucionista…, su carácter abierto e integrador. El Tribunal, por consiguiente, no va a decidir únicamente sobre el pleito interpuesto por los enemigos de España al Partido Popular. No señores, el Tribunal Superior de Madrid va a decidir sobre la dimensión real del marco de convivencia español, es decir, si preferimos convivir en una inmaculada sociedad devota y conservadora de bien o por el contrario lo preferimos hacer en una indecente guarrería española.

Están en juego los pactos profundos que han hecho posible los ocho años (1996-2004) más virtuosos de la historia democrática de España. Y llegados a este punto es imprescindible recordar uno de los principios vertebrales de nuestro sistema jurídico, de raíz romana: Pacta Brunettis sunt servanda. O lo que es lo mismo, “Pacta y acojona con la Brunete que ellos son una banda”.

Hay preocupación en el partido presidido por Mariano y es preciso que toda España lo sepa. Hay algo más que preocupación, hay descomposición intestinal con desgarros profundos en los esfínteres, y también un creciente hartazgo por tener que soportar la mirada airada de quienes siguen percibiendo la identidad conservadora como el Dobermann que les impide, afortunadamente, alcanzar una soñada e inventada plurinacionalidad del estado que no existe ni por babor ni estribor de la península. Además, ¡no pagan los populares, con la morterada que ganan, sus impuestos sin el privilegio de la ley Beckam!, ¡no contribuyen con su esfuerzo a la transferencia de rentas a las islas exóticas más ricas… de vegetación!, ¡no afrontan la internacionalización económica sin los cuantiosos beneficios de las “Stock options” de antaño!, ¡no hablan la lengua que Dios nos ha revelado!, o ¡no acatan siempre, casi siempre…, a menudo las leyes!

Estos días, los populares piensan, ante todo, en su dignidad; conviene que se sepa, ¡coño! Y volvemos a recordarlo: el caso Gürtel es fruto de una conspiración demoniaca y universal dirigida a destruir el partido y a sus dirigentes elegidos democráticamente en unas elecciones generales. Que nadie se confunda, ni malinterprete las inevitables contradicciones de absoluta psiquiatría o los apuñalamientos cainitas de la dirección actual. Que nadie yerre el diagnóstico, por muchos que sean los problemas que tengan, no estamos ante un partido débil, postrado y dispuesto a asistir impasible al menoscabo de su dignidad. Y por último, no se crean, no deseamos presuponer, ni esperar, un desenlace negativo, simplemente confiamos en la probidad de las comisiones a los jueces.

Y si finalmente no fuera así, nos encomendamos a sus votantes y afiliados, que son más tontos que las piedras y seguro pasaran por alto todos sus desmanes y desvaríos. Y en última instancia y si fuera menester, siempre nos quedará el ejército, esa ejemplar institución que sin duda volvería a articular una legítima defensa a la España de bien, como siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

¡Arriba España, coño!

Firmantes del editorial: El Partido Popular, La División Mecanizada Brunete, La Razón, ABC, El Mundo, La Gaceta, Libertad Digital, Periodista Digital, Fundación FAES, COPE, Rouco Varela in person y el peluquero Alcaraz.

PD: Entrada dedicada a Queralt. Ella sabe el por qué.

Anuncios

14 comentarios to “Dignidad para el PP. ¡Coño!”

  1. Me he perdido con lo De La Rúa. ¿No es de Valencia? ¿Qué pinta en Madrid? Hay algo que habré entendido mal…

  2. Queralt said

    ¡Gracias amigo! Me gratifica mucho leerte… me consuela… me siento “acompañada” en la indignación…
    La descripción de la situación es perfecta y, como no podía ser de otra manera, con la coña que merece el caso para poder digerirlo. Si no fuera tan grave, hasta nos podríamos reir sanamente pero, no cabe casi ni una sonrisa con lo que tenemos encima, es casi dramático y, la mayoría de la gente, mirando al infinito… (Recomiendo entrar en esta dirección.)

    http://www.maeva.es/especiales/la_rana_que_no_sabia_que_estaba_hervida/laranaque.swf

    Considero que estamos viviendo un momento crucial, crítico. Es un punto de inflexión desde el cual podrémos impulsarnos hacia un futuro normal o bien, a sufrir las consecuencias viviendo como hace siglos.
    Un día predije (hace muchos años claro, y ahí está la gracia), que se volverían a usar las levitas. Y ahora me da por pensar, si acaso no desempolvaremos hasta el derecho de pernada…
    Gracias, Arnau, has sabido entender cómo me siento.

    Queralt.

    (Me hice daño anoche en el pie y, entre aspirina y aspirina porque el dolor es tremendo, y como no me puedo mover, estoy leyendo y leyendo cosas que te caes de culo…)

  3. Queralt said

    Por cierto, el que entre en la dirección, que pinche en “leer unas páginas” para leer la historia completa.

    Gracias.

  4. maya said

    Mira qué dignamente vive el clon de Aznar gracias a las piedras que lo votan..

    • Arnau said

      Lo que pasa, Maya, es que no eres más que una envidiosa redomada que no aguanta que haya gente de bien que viva en mansiones pagadas con el sudor de “nuestra” frente.

      • maya said

        una inbidiosa a la que le encantaría soltar lastre encima de la mansión del bigotitos II si pilotara un avión de combate 😉

  5. Fétido said

    Dejad ya de manipular, “sectáreos” separatistas masones!

  6. Queralt said

    jejejje
    ¿Qué será “equidistaní”?
    Bueno, estoy dando una vuelta de visiteo para ir despidiendo el año… ojalá todo lo que necesites y/o desées, te venga regalado con el nuevo año.
    Gracias por el cariño.
    Besos de cereza.

    Queralt.

  7. piensodq said

    Pues no se pierda el comentario de Carlos Herrera al hilo de los logros del Milano Bonito. Que ha conseguido muchos turistas (no se molesta en comparar si el crecimiento ha existido o si ha sido mayor que en otras comunidades turísticas) o que si ha conseguido que Ferrari presente su nuevo modelo allí (digo yo que habrá que ver cuanto ha costado)

    El comentario, http://blogs.ondacero.es/herrera/entry/1611#comments

    Por cierto, que si he vuelto a escribir regularmente en mi humilde morada algo ha tenido que ver el que usarced se molestara en comentar en ella. No soy digno.

    Y no es coña

  8. Soy amiga de ésta gran mujer Queralt, leyendo en éste blog, referente a unas actitudes políticas indignantes. Pero noto que aquí en Argentina también tenemos cosas que averguenzan, pero seguimos resistiendo y viva España que tanto quiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: