Arnau

Almacén de relatos olvidables

  • Contador de tribuneros, blaveros, corbelianos y otras especies

    • 117,203 visitas

Carta abierta a Churri Valenzuela

Posted by Arnau en noviembre 19, 2009

Estimada Churri,

Es cierto que la naturaleza humana, a menudo arbitraria y caprichosa, no te ha dotado de especial belleza para la cual suspirar ni de particular oratoria con la que poder comunicar. Lastimosamente tampoco has sido tocada por la varita mágica de la tolerancia con la que poder opinar, ni manoseada con la del intelecto con la que rumiar, ni mucho menos untada con la de la sabiduría con la que poder analizar y enjuiciar. No, jamás has poseído atisbo ni razón de todo ello. Ni de lejos ni de cerca. Reconozcamos, pues, querida, que nunca antes la evolución de las especies había consumado esperpento tan mal parido, tan maltratado, tan peliagudo y tan escaso de virtud como tú. Y sin embargo, puede que afligido por semejante y concentrado castigo, te admiro. Profundamente. Sé que el halago debilita, pero no puedo ni quiero pasar por alto tu inmenso tesón a la hora de intentar revertir tan impunes y desgraciadas coincidencias. Y es ahí, justamente ahí, donde me resultas más admirable.

Dime tú si no, que alguien con toda la madre naturaleza en su contra, se pueda erigir en prócer de millones de retrasados mentales cuando indica sin pestañear que el comandante en jefe Barack Obama, la familia de Chaves y los sindicatos -siempre los putos sindicatos- han sido los principales causantes, entre otros ejemplares, del desplome económico y financiero universal.

Alucina tú si no, que alguien con todas las conjunciones planetarias en su contra, se pueda aupar en caudillo de millones de gaznápiros cuando asegura que es por culpa del desorden moral que ha infligido Zapatero a la nación el que Manolo Escobar ya no cante la patriótica “¡Que viva España!” ni fumado en los Karaoke por si lo revientan a pedradas.

Valora tú si no, que alguien tan mermado de fluorescencia, se pueda elevar en cabecilla de millones de necios cuando presenta y dirige, sin ningún rubor, un programa de tertulia política, o de lo que sea, sin saber ni tan siquiera lo que es un maldito regidor o un puto cambio de cámara. Ni un pasar a publicidad correctamente. Ni un pie de foto.

Juzga tú si no, que alguien tan injustamente tratado por los dioses, se pueda encaramar en adalid de millones de lelos cuando látigo en mano fustiga sin cesar a herejes, árabes, masones, mujeres, negros, mariconas, putas, catalanes, inmigrantes y demás tribus periféricas sin morir en el intento.

Estima tú si no, que alguien tan poco bendecido por el horóscopo, se pueda erguir en paladín de millones de cretinos cuando considera un agravio para Mariano Rajoy el que no sea honorado en la Moncloa con la exhibición de la bandera del Partido Popular como sí se hace, por poner un ejemplo, con el presidente separatista de la región de Euskadi y su amada ikurriña.

Y considera tú si no, que alguien con la masa encefálica tan deteriorada, se pueda elevar cual faro protector de millones de gilipollas cuando se atreve a señalar quiénes son “Los culpables de la crisis” o quiénes “Los 100 personajes que hunden España” en la publicación de no uno, ni dos, sino hasta tres libros con la misma facilidad de quien fríe churros en una churrería.

Magistral. Nunca antes un conjunto de células tan singulares había sobrevivido en las profundidades de tamaña ciénaga; nunca antes tan tosco antropoideo había sorteado trampas genéticas tan jodidas y aleatorias; y no, nunca antes una podredumbre así había podido ser proclamada casi como un referente por esa gran camada de millones de retrasados mentales, gaznápiros, necios, lelos, cretinos y gilipollas que viven misteriosamente por recovecos, calles y habitáculos de nuestro país.

En fin, querida, voy a ir concluyendo esta carta de halago. Pero antes, y aunque no sea muy dado a ello, te voy a dar una pequeña sugerencia: aguanta y persiste impertérrita, porque por misérrimas risotadas que se desaten hacia tu persona, será inmortal y glorioso el no desistimiento de tus convicciones por y para España. Y que te sirva de consuelo, si eso te aplaca, que otros genios universales tales como Marianico el Corto, Barragán e incluso el inolvidable y poco bienaventurado Torrebruno, también fueron perseguidos y calumniados en su día por hordas de insensatos propensos siempre al cachondeo y al regocijo fácil.

Muy atentamente,

Arnau

 

Anuncios

15 comentarios to “Carta abierta a Churri Valenzuela”

  1. Me la prohibe mi religión.

  2. Evi said

    A mí me produce un ardor de estómago impagable. Hace tiempo que sólo la digiero en formato zapping.
    Y ha clavado la descripción de necia tesnófoba, la risión! XDDD
    Ha sido un placer leer esta particularísima loa a Churry, con su sello inconfundible, Maese…
    ¡Hoy brindo yo por usted y su espléndida acidez! ;D
    Ahora es cuando le pido (porfa,porfaaaa!) que me deje copiarlo en lo mío porque me gustaría suplir mi ausencia temporal de la Interné con redifusión de mis favoritos. Y va usted y me sale con este enorme decumento pa enmarcar. Como comprenderá… ¡se lo tengo que pedir!
    😛

  3. Queralt said

    jajajajjaja
    ¿Qué se puede decir ante lo que le has escrito a la churri?
    Eres un maestro. Por cierto, lo de “Churri” va de coña ¿no? Porque la churri se llama Curri, ¿o me equivoco? jejejjejjeje
    Menos mal que de vez en cuando tenemos éstos (tus cartas, por ejemplo) premios para la mente y nos desfogamos que si no, sería horroroso.
    Que pases un finde fantástico, amigo.
    Y gracias por tu recibimiento. Me vino muy bien.
    Besitos de cereza para todooooooooooooooooooooooooos

    Queralt.

  4. piezas said

    ¿Curri? ¡un clamor, una marea marrón!

    (Inmenso, don Arnau)

  5. maya said

    No,no, no.. llámala Truñi si quieres pero no churri. Es un apelativo que utilizo a menudo con algunos amigos y es demasiado cariñoso para dirigirse a una bicharraca.

    A sus pies, Arnau.

  6. Fétido said

    Me deprime pensar que alguien pueda ganar un montón de pasta siendo tan mediocre. Pero me deprime más aún que pueda haber quién realmente piense como esta ectoplasma con ojos.

  7. Fétido said

    Casi hasta me da la sensación de que un día saldrán todos del armario de los fakes y nos descojonaremos de estos tiempos tan ridículos.

  8. Fétido said

    No sé…

  9. Queralt said

    Hola Arnau, vengo a verte porque me apetecía…
    ¿Qué tal el día? Yo estoy aaaaaaaaaaalgo cabreadilla…
    En fin…

    • Arnau said

      Dime Queralt, ¿qué te pasa? Siéntate, tómate lo que quieras y cuéntame.

      • Queralt said

        Bueno, ya estoy mejor… perdona pero al final no pude volver… es la falta de respeto, es la envidia, es la mediocridad… hemos vuelto a empezar, las rencillas están siendo incitadas… los primeros años en Madrid los pasé muy mal y, en mi caso, no precisamente por los madrileños pues siguiendo el consejo de un buen amigo de Chamberí, cada vez que “tenía” que discutir con algún imbécil por “los temas de catalanes y madrileños” le preguntaba de dónde era y, entonces, me enteraba de que venía de cualquier sitio pero no era de aquí. Es como ese dicho de ser más papista que el papa. Con el tiempo las cosas se aplacaron y al tener un caráctar especialmente comprensivo (vamos a llamarlo así por no decir que soy idiota), y casi todo me parece justificable, acabé sintiéndome muy bien, querida y aceptada si más. Pero en la campaña del estatut todo empezó a retorcerse hasta el punto de que en alguna ocasión tuve que salir de alguna tienda por no empezar un enfrentamiento serio. Bien, pues ahora tengo la sensación de que esta gentuza ppera está queriendo soliviantar a la gente otra vez y siento una impotencia tan grande ante la mezquindad de unos y la estupidez de otros que me marcharía al Polo Norte ¡pero ya!
        Bueno… ya te he contado. Aunque repito, estoy mejor. Sobre todo porque hoy ha sido el cumple de mi hija mayor, treinta y dos años, ¡maaaaaama mia! Qué vieja soy ya… jejejjeje
        Nos lo hemos pasado muy bien, ha sido un día majo.
        En fin, nada más… ¿cuánto le debo doctor? jejejje
        En serio, gracias por ser tan amable conmigo.
        Te dejo todo un poquito de chocolate calentito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: