Arnau

Almacén de relatos olvidables

  • Contador de tribuneros, blaveros, corbelianos y otras especies

    • 113,061 visitas

Carta abierta de un lince a los obispos

Posted by Arnau en marzo 26, 2009

Me presento: soy un ejemplar de lince ibérico, de los “Linx pardinus” de toda la vida -sí, esos felinos gráciles en peligro crítico de extinción que adornamos con una bola negra nuestra cola erguida cuando nos excitamos y que nos alimentamos con pequeños conejos cazándolos en solitario- y soy el representante legal de todos ellos. Y decirles a sus eminencias que nunca antes han visto un puto gato en sus santas vidas. No, no tenemos nada contra los linces euroasiáticos, los “Linx linx” de toda la vida, pero no vamos a tolerar esta tamaña confusión con otra especie menos amenazada, que si bien es cierto que llegan a cazar grandes ungulados –corzos, camellos, cabras salvajes y hasta renos- lo hacen sólo con sus indefensas crías y bochornosamente a manadas. Por todo ello, y mal que nos pese -que no-, no tenemos más remedio que empapelarles con un pleito por su lamentable equivoco en su demagógica campaña publicitaria de los nonatos, gametos y óvulos varios.

Pero no, no va a ser ésta –que también- mi verdadera intención de la misiva. El propósito no es más –ni menos- que resaltarles nuestras dudas sobre varios asuntos relacionados con sus actuaciones. Esperamos, por tanto, ser dignos de que éstas sean aclaradas por sus superiores prelados. Son las siguientes:

Es su iglesia, esa que representan ustedes tan fervorosamente y que hoy salvaguarda tan aplicadamente la vida nonata, la misma que en los tiempos de la inquisición mataba a miles de mujeres simplemente por parecer brujas, por ser madres solteras, por contraer segundas nupcias, por ser adulteras, por ser prostitutas, por comer carne los viernes e incluso por cambiarse de ropa los sábados. Es la misma que además asesinaba a los judíos por la no conversión, a los homosexuales por la no procreación y a los musulmanes por su condición.

Es su iglesia, esa que representan ustedes de manera tan púdica y que hoy salvaguarda tan fogosamente la vida nonata, la misma que amparó la exterminación allende los mares de los nativos -junto con sus culturas y sus religiones- además de saquear sus riquezas y sus tierras en nombre de monarcas superiores y de Dioses verdaderos, auténticos y misericordiosos.

Es su iglesia, esa que representan ustedes con tanto recogimiento y que hoy salvaguarda tan vigorosamente la vida nonata, la misma que durante el nazismo se transparentó impasible y vergonzosamente –con Pio XII como cabeza visible, más bien invisible- ante el genocidio sistemático y apabullante del pueblo judío.

Es su iglesia, esa que representan ustedes tan piadosamente y que hoy salvaguarda con tanto ardor la vida nonata, la misma que cobijaba a dictadores asesinos paseándolos bajo palio, erigiéndose así en cómplice de sus asesinatos políticos, de su erradicación de culturas y lenguas, y ser partícipe por tanto de la falta de libertades esenciales -personales y sociales- que se padecieron cruelmente durante casi 40 años en España.

Es su iglesia, esa que representan ustedes tan benignamente y que hoy salvaguarda con tanto misticismo la vida nonata, la misma que fue secuaz del golpe de estado en Argentina, y que encubrió atrozmente torturas, secuestros y horrendos crímenes terroristas auspiciados desde el poder.

Y por último, es su iglesia, esa que representan ustedes tan compasivamente y que hoy salvaguarda con tanto ímpetu la vida nonata, la misma que con sus fundamentos éticos predispone en África la propagación salvaje del SIDA y otras terribles enfermedades por su absurda negativa a la modernidad y a la civilización, en definitiva, a dar por fin vía libre a la utilización de esa puta goma elástica que los humanos denominan profilácticos, preservativos, fundas, o qué coño, los putos condones de los cojones.

Ya ven, obispos, ¿de qué vida hablamos? ¿De la suya, la humana? ¿De la nuestra, la bestial? ¿Del agravio, del honor…? Decirles que nosotros únicamente quedamos escasamente 150 ejemplares en un pequeño territorio de su península, territorio que no es más que nuestro insignificante y exiguo hábitat. Y sí, puede que seamos simplemente unos vulgares mininos, pero eso no es óbice para no poder rogarles que no se inmiscuyan en nuestras vidas. Ni en nuestra muerte. Y les reclamamos, les exigimos, que no ultrajen a nuestras crías y que no las utilicen en su beneficio propio. Que ni las toquen, que ni las mientan. Que ni las dibujen.

Dice su campaña que la vida es un “don” que no nos pertenece. Pero no es cierto, la historia aclara que no pertenece a nadie excepto a ustedes. Sus congéneres sabrán cómo actuar, o no, allá ellos con aguantar más su estupidez.  A nosotros en cambio ni tocarnos, mordemos.

Muy atentamente,

Miauu

 

 

 

 

 

Anuncios

9 comentarios to “Carta abierta de un lince a los obispos”

  1. maya said

    Por todo eso que tan bien has descrito y por mucho más (encubrir su tendencia a la pederastia, por ejemplo) estos tipos tendrían que callarse la puta boca y dar gracias que aún tienen a cuatro babosos que les aplauden.
    Pero como tú dices, que no nos busquen, que nos encuentran!

    Besos

  2. Evi said

    Simplemente brillante, maese Arnau.
    Me ha tocado la fibra hoy especialmente.
    Qué me diría si le cuento que , esta semana, en el curso de formación al que voy, la psicóloga -antes en nómina de un refugio de Cáritas- nos ha proporcionado material teórico sacado del Instituto de Política Familiar?
    Pues éso, que estoy frita con los antiabortistas esta semana.
    Podíamos empezar por ésto mismo: evitar referirnos a estos fundamentalistas de mierda como pro-vida, que es muy habitual.Por abreviar que no sea,
    pero ante todo, porque es inadecuado por falaz.

  3. Fétido said

    El bebé humano está en peligro de extinción, por lo que se ve.
    Y resulta que las linces exigen el derecho a abortar.
    Y alguien le ha dicho a la jerarquía católica que quiero que piense por mí.

  4. Arnau said

    “…antes en nómina de un refugio de Cáritas”

    ¿Pero se puede saber dónde te metes, Evi?

  5. Evi said

    Pues, aunque no se lo crea, en una academia de formación que recibe subvenciones del fondo uropeo y del servicio canario de empleo…useasé: el paro. Razón de mayor indignación aún.
    Lo de ésta tía es incredible(la psicóloga). Le paso el decumento en cuestión.
    http://www.ipfe.org/Informe_Evolucion_de_la_Familia_en_Espana_2007_def.pdf
    Deténgase especialmente en los datos demográficos y, sobre todo, las comparaciones entre el IVE y la tasa de mortalidad. Esta gente se pasa el código civil por el orto.

  6. La Iglesia tiene una tendencia preocupante. Desde hace 1967 años (resto los 33 de cristo, que nada hizo el muchacho) se han dedicado sistemáticamente a joder. Ya sea de una manera u otra. Y cuando algo funcionaba (las reducciónes jesuitas) se las cargaban. Siempre ha buscado más el poder que la elevación espiritual.

    Lo que me extraña es que no sea la Iglesia Católica la que no esté al borde de la extinción.

    Bien visto Arnau.

  7. Arnau said

    Evi, más o menos como lo que ya escribía Fray Luis de León en “La perfecta casada”: la mujer está sujeta a la autoridad del marido, y refuerza, por el especial papel que se le confiere en el seno de la familia, los valores de sumisión, disciplina, respeto a la autoridad paterna, docilidad, etc., en suma, todos aquellos que apuntan a la conservación del orden de las cosas establecidas.

    Es decir, lo que entienden ellos de lo que tiene que ser la familia.

    Yo emigro.

  8. Queralt said

    Genial, muy buena la carta. Ojalá la leyeran, ojalá la entendieran. Ojalá sus actos y palabras tuvieran siempre el mensaje de amor que su religión dice proclamar.
    ¿Es tan difícil de entender, que nadie obliga a nadie a abortar? ¿Que es una decisión propia en la cual la iglesia y sus sotanas no han de entrar? Van contra su propia esencia, aquella en la que Cristo dejaba a los hombres en libertad con su propio albedrío.
    Es que, éstos temas me machacan, Arnau, no puedo entenderlo, y mucho menos aceptarlo.
    Besitos de cereza desde Madrid.

    Queralt.

  9. Amigo mio…
    Si pudiera abrazarlo en este instante lo haría…
    Mientras me conformo con aplaudir de pie.

    GENIAL carta.
    (Gracias por el saludo, el perfume es un libro genial, ahora le recomiendo una novela que leo “Azteca” de Gary Jennigs, una belleza)
    Un saludo desde mi orilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: