Arnau

Almacén de relatos olvidables

  • Contador de tribuneros, blaveros, corbelianos y otras especies

    • 126,301 visitas

Carta abierta a Biggie Vidal

Posted by Arnau en julio 4, 2008

No te había visto nunca, Biggie, por lo que después de escuchar por primera vez tus cataclismos en el programa radiofónico que diriges no tuve más remedio que imaginar tu apariencia. Te encontrabas sentado detrás de una mesa en el fondo de un estudio mugriento y relamiendo un vetusto micrófono con la mirada desorbitada, con el pelo casposo y sudoroso, licuando sebo, en paños menores y desparramando carnes grasientas hacia los cuatro puntos cardinales. La mesa era redonda, sucia, descascarillada como si de una piel mudada de serpiente se tratara, repleta de papel higiénico usado, esquelas viejas esparcidas por todas partes y libros húmedos y podridos de gladiadores. Detrás de ti, en la pared, un aplique a media luz cobriza con estampa de crucifijo contemplaba tu cara granulada y mantecosa reflejada en el cristal de la sala de sonido.

De vez en cuando, a indicaciones tuyas, iban entrando en ristra colaboradores de aspecto fantasmal que se deslizaban por debajo de la puerta de entrada. Eran seres monstruosos y repulsivos que se arrastraban magnetizados hacia tu halitosis deseosos de empezar a pringar de vomito las ondas hertzianas.

En los descansos para la publicidad, con la luz del piloto en verde, entraba el cocinero de la COPE con un carro repleto de grandes pedazos de carne cruda empapada aún en sangre caliente recién llegada del desolladero. La depositaba encima de la mesa donde era devoradora a dentelladas al igual que lo hace una manada de hienas cuando desgarran músculos y tendones en sus bacanales de vísceras, tierra y espantosas risas lujuriosas.

 

Reconozco que pude ser un poco exagerado en mis apreciaciones, aunque me di cuenta que no estaba nada equivocado al verte curiosamente a los pocos días por primera vez en un programa-tertulia que hacían por la televisión. Realmente me quedé acojonado. Tu discurso y tu imagen eran verdaderamente repugnantes. Evidentemente la realidad superó a la ficción; notoriamente rebosó a mi imaginación.

 

No sé si fue el estado de shock al verte pero ese mismo día por la noche mi mano volvió a sintonizar tu dial. Mi transición psicopática era tal que ya no sé si escuchaba al monstruo imaginario o al personaje agorero de la radio y la televisión. Fue justo cuando empezaste, animoso, otra vez a diseccionar la realidad con todo tipo de predicciones espectrales. Según tú la economía se desplomaba hasta los avernos. Los bancos eran asaltados por socialistas armados en busca de pensiones ajenas. Tus libros, junto a los de Cervantes, eran apilados en una pira para ser quemados bajo ritual masón. El museo del Prado era atacado por soldados de la antigua Corona de Aragón mientras los visitantes que no fallecían eran rematados a balazos por franco tiradores euskaldunos apostados en los edificios colindantes. Los alumnos españoles de los colegios eran torturados y vejados por profesores de la Educación para la ciudadanía, esos docentes expertos en romper pelvis a los niños que escogen Religión como asignatura complementaria. Las Cortes Españolas eran arrasadas por esos descendientes de los bárbaros Suevos que actualmente se agrupan en el Bloque Nacionalista Galego, utilizando para ello lanzas y ballestas e incluso hachas enmohecidas para degollar y decapitar luego en el interior a los parlamentarios del Partido Popular por la única razón de preguntarse en voz alta -¿Qué coño pasa? ¡Que vuelva el rey Recaredo! -en idioma castellano. Y finalmente los edificios de la COPE eran estratégicamente cercados con alambradas eléctricas para ser inmediatamente sitiados por soldados y excombatientes comunistas, anarquistas y republicanos nonagenarios, para ser desprovistos indefinidamente de Coca-Colas, hamburguesas, pasteles de manzana y por supuesto crema de cacahuete.

 

Después de tamaña catarsis, hijo de la grandísima puta, comprenderás que ya no me encontraba en mi cuerpo, que mis manos atacadas por los nervios hicieron que me despellejara la piel a juliana e incluso que un inoportuno sollozo de mi hija mientras dormía estuviera a punto de hacerme saltar directamente por la ventana de un tercer piso.

Fue en el mismo instante que un simple frenazo de automóvil en el exterior me nubló la conciencia y me hizo dar cuenta que podías estar en lo cierto, que todo lo que eructabas tenía posibilidad de convertirse en verdad y que al igual que me pasó a mí al verte, tus deseos de realidad también podían superar a la ficción, por lo que realmente ese frenazo no era seguramente el hijo del vecino del 2º 3 que se cree Fernando Alonso sino que muy probablemente eran los tanques de los Nacionales comandados por Alejo Vidal- Quadras entrando por la Diagonal.

 

Cogí mi tirachinas y con un nudo en la garganta salí de mi piso pensando en lo peor. Bajé como un poseso las escaleras saltando los peldaños de tres en tres y esperando encontrar la calle presa del caos, guerra, edificios derrumbados y la gente fusilándose aprovechando viejas reyertas vecinales, todo ello en medio de ensordecedoras explosiones de misiles, granadas, canciones de Estopa saliendo del 1º 2 y con mi visión ya casi cegada por el alquitrán abrasado en llamas. Con mi corazón a punto de estallar llegué al rellano dónde logré apenas divisar entre las brumas de la noche a un ser desdibujado con una enorme cabeza dirigiéndose directamente hacia mí. Me quede paralizado hasta que distinguí a…… Pedrito, sí, el hijo del vecino del 2º 3, el gilipollas causante del frenazo que llevaba aún puesto el casco integral que utiliza siempre para conducir el coche.

-Buena noches, Arnau -me dijo levantándose la visera.-Te veo un poco perjudicado -añadió, descojonándose de mi atuendo entrando ya en el edificio.

-Voy a tirar la basura -le respondí ruborizado, vestido con el albornoz y aún con el tirachinas en la mano.

 A los pocos minutos volví a subir a mi piso, esta vez por el ascensor, cerré la puerta detrás de mí y avergonzado y en silencio me dirigí hacia la habitación de mi hija. Era la niña más bonita del mundo y en su placidez me prometí que cuando ella fuese mayor y algún día me preguntase -Papá, ¿qué es una hipérbole?, le respondería sin ningún tipo de dudas -¿Hipérbole cariño?, hipérbole es Biggie, el Caesar, ese mamón seboso y asqueroso, monstruoso e hilarante que sale por la radio cada noche hablando de los putos romanos.

 

Muy atentamente,

Arnau

Anuncios

Una respuesta to “Carta abierta a Biggie Vidal”

  1. piezas said

    Un verdadero placer, Maestro. No te cortes tampoco de seguir posteándolas en cá Don Javier, no nos vayas a privar 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: