Arnau

Almacén de relatos olvidables

  • Contador de tribuneros, blaveros, corbelianos y otras especies

    • 91,727 visitas

Shirley Chisholm

Posted by Arnau en septiembre 10, 2016

Antes de que Hillary Clinton aspirase a ser presidenta, estuvo Shirley Chisholm

Esta afroamericana se presentó a las elecciones en 1972, cuando nadie la tomaba en serio y los medios ni siquiera se molestaban en cubrir su campaña.

 

dentro11-635x518

“Si no te dan un asiento en la mesa, trae tu propia silla plegable”, era una de las frases que Shirley Chisholm, hija de inmigrantes antillanos, nacida en Brooklyn en 1924, solía decir. Otras de sus perlas de sabiduría: “Se pierde una gran cantidad de talento en nuestra sociedad, solo porque éste lleva falda”, “el estereotipo emocional, sexual y psicológico de las mujeres empieza cuando el doctor dice: enhorabuena, es una niña” o “estar en contra de los negros, de las mujeres o practicar cualquier tipo de discriminación equivale siempre a lo mismo, ir en contra de la humanidad”.

Si a día de hoy muchos aún se preguntan si los norteamericanos están preparados para que una mujer los gobierne, intenten imaginarse la misma cuestión a principios de la década de los años 70. Cuando una mujer de raza negra, hija de inmigrantes y de familia pobre, tuvo la desfachatez de presentarse como candidata a la Casa Blanca. Como era de esperar, la campaña no fue fácil, le valió varios intentos de asesinato, al mismo tiempo que luchaba para que la gente la tomara en serio y las cadenas la incluyeran en los debates televisivos. Chisholm, sin embargo, estaba acostumbrada a la lucha y era una mujer de primeras veces. Fue la primera congresista de color que consiguió un escaño en EEUU, la primera mujer en presentarse como candidata a la presidencia y el primer miembro de raza afroamericana que aspiraba a este mismo puesto. Más adelante, ella siempre reconoció que durante su época en la política “sufrí más discriminación por ser mujer que por ser negra. Los hombres son siempre hombres”.

Cuando solo contaba con tres años de edad, Shirley dejó Nueva York y se fue a vivir con su abuela en una granja de Barbados. Allí recibió gran parte de su educación primaria, pero cuando cumplió los diez regresó a la Gran Manzana. Eran los años de la Gran Depresión (1929-1939) y la vida no fue fácil para los Chisholms. Aun así, la pequeña asistió a escuelas públicas y obtuvo becas de varias universidades prestigiosas, pero tuvo que rechazarlas al no poder pagarse el alojamiento y la comida. Con el título de maestra trabajó en guarderías y escuelas, al mismo tiempo que empezó a interesarse por la política y sumarse al partido demócrata. En 1969 alcanzó un escaño en la cámara de representantes. Desde entonces se erigió en portavoz y defensora de las mujeres, las minorías y los que contaban con menos recursos. Llegó incluso a cuestionar el sistema de la Cámara, “nuestra democracia representativa no funciona porque el Congreso, que se supone que tiene que representar a los votantes, no responde a sus necesidades”. Algo que hoy, sin duda, le habría valido el calificativo de anti sistema.

 

dentro22

La primera vez que pisó el Congreso sus compañeros le preguntaron, “¿qué piensa tu marido de todo esto?”. Más adelante,  su intento de llegar a la Casa Blanca la catapultó a la fama, pero no por ser la candidata demócrata, sino por su raza y sexo. Algo que ella lamentaba, “suena estúpido como motivo para ser famosa. En una sociedad justa y libre sería estúpido. Pero creo que nuestra sociedad no es ni justa ni libre”.

Las preocupaciones de Chisholm como congresista eran variadas pero siempre iban dirigidas a los más desfavorecidos. Luchó para que los trabajadores domésticos recibieran subsidios, para mejorar los derechos de los inmigrantes, para que la educación llegara a todas las áreas de la población, para que las escuelas pudieran proporcionar almuerzo a sus alumnos o para establecer un organismo de protección del consumidor, que velara también porque los productos cumplieran las normativas sanitarias. Otro de sus logros fue conseguir lo que se llamó The Special Supplemental Nutrition Program for Women, Infants and Children, que ayudaba a las mujeres embarazas y con pocos medios.

 

Las elecciones presidenciales de 1972 traían una importante novedad. Al rebajarse la mayoría de edad de 21 a 18 años, un gran número de jóvenes se incorporaban a las urnas. El lema de campaña de Chisholm era Unbossed and Unbought, algo así como Ni dominados ni comprados, que luego dio título a un libro con sus memorias. Un eslogan probablemente demasiado fuerte, incluso para los rebeldes años 70. Pero si Shirley lo tenía difícil con el electorado conservador, que veía como una broma de mal gusto que un miembro de la raza negra, que hasta hace poco no podía compartir determinados espacios con los blancos, se presentara a la presidencia; tampoco contó con el apoyo de los de su mismo entorno. Los líderes afroamericanos observaban con mucho recelo el fomento de la participación de mujeres de color en la política. La mayoría de ellos no apoyaron su campaña.

En su discurso de presentación como aspirante a la presidencia Shirley, gran oradora, dijo: “no soy la candidata de la gente de color, a pesar de que yo soy negra y estoy orgullosa de serlo. No soy la candidata de la lucha por los derechos de las mujeres, aunque soy mujer y estoy igualmente orgullosa de serlo (…) Estoy aquí para representar al pueblo americano (…) Estoy aquí para repudiar la ridícula noción de que los americanos no votarán por alguien cualificado, simplemente porque no es blanco o porque no es un varón (…). No creo que en 1972 la mayoría de los votantes mantengan todavía esos pequeños y mezquinos prejuicios”.

 

Pero la realidad demostró que la mentalidad de otras décadas todavía seguía vigente.“La próxima vez que una mujer, un negro, un judío o cualquiera que pertenezca a un grupo que el país no está preparado para elegir se presente a presidente, creo que se le tomará más en serio desde el principio, porque alguien lo hizo primero”, confesaba Shirley en su libro The Good Fight.

Feminista, pacifista (criticó mucho la guerra de Vietnam y el gasto que se estaba haciendo en esa empresa, en vez de dedicarlo a otras cuestiones más cruciales), con preocupaciones sociales, preparada y negra. Sin duda, la candidata era una combinación demasiado trasgresora para la época, e incluso para hoy. “No tengo intención de limitarme a sentarme y observar. Mi plan es hablar alto y de inmediato para centrarse en los problemas de la nación”, dijo en otro de sus discursos. Shirley continuó siendo congresista hasta 1982, año en que volvió a su trabajo de maestra. Murió en el 2005 a los 80 años. No sabemos cómo hubiera reaccionado, de seguir viva, al saber que un tipo como Donald Trump puede llegar a ser presidente de los Estados Unidos. Su comentario hubiera resultado sumamente interesante.

 

Posted in Relatos reales | 456 Comments »

Bye, Gene Wilder

Posted by Arnau en agosto 30, 2016

Gene Wilder as the title character on the set of the movie Willy Wonka & the Chocolate Factory. (Photo by Steve Schapiro/Corbis via Getty Images)

                                 Gene Wilder

Posted in Variedades | 190 Comments »

H-D

Posted by Arnau en agosto 28, 2016

EFEMÉRIDE. EN UN DÍA COMO HOY:

Las letras del título más la foto, ¿de qué se trata, misérrimos pazguatos?

grandes-lagos

Posted in Uncategorized | 65 Comments »

9,58

Posted by Arnau en agosto 16, 2016

EN UN DÍA COMO HOY:

La cifra del título de la entrada más la foto, ¿qué es, pazguatos?

PD: Sí, es muy fácil, pero con el transcurrir de los días -o semanas- vendrán otros mucho más difíciles.

Diría que inaccesibles para vuestras míseras y pazguatas seseras

Vacation

Vacation

 

Posted in Variedades | 174 Comments »

El negro que puso el primer pie en el polo norte

Posted by Arnau en julio 23, 2016

Matthew Henson

Matthew Henson (Condado de Charles, Maryland, 8 de agosto de 18669 de marzo de 1955) fue un explorador estadounidense que puede haber sido el primero en llegar al Polo Norte junto con Robert Peary en 1909. Sin embargo, algunos estiman que el grupo de Peary se perdió en el polo y llegaron a unos 30 km de su objetivo. Debido a que su piel era de color negro y su estatus de empleado de Peary, nunca alcanzó la fama de Peary en Norteamérica, donde el racismo aún era común.

Escribió un libro sobre su expedición ártica (A Negro Explorer at the North Pole) en 1921 y luego, en colaboración con Bradley Robinson escribió su biografía Dark Companion en 1947 y “Al límite de nuestras vidas. La conquista del polo” escrita por Philippe Nessmann.

Durante sus expediciones, él y Peary tuvieron hijos con mujeres inuit, dos de los cuales fueron descubiertos por S. Allen Counter en una expedición a Groenlandia.

El 6 de abril de 1988, Henson fue llevado al Cementerio Nacional de Arlington y puesto cerca del monumento de Peary.

Matthew Henson es el sobrino bisnieto de Josiah Henson, un famoso esclavo fugitivo.

El nombre que los Inuit dieron a Mathew Henson es Miy Paluk, su nombre se ha hecho legendario entre los inuit quienes aun lo recuerdan, e incluso le deben a él un vocablo de su lengua “adulò” que es una voz con la que él despertaba a todos para ir a las grandes expediciones de caza, y aun lo usan en ese sentido, siendo una expresión que usan para dar ánimo e infundir calor.

Fue él quien apoyo firmemente las expediciones y quien hizo posible afrontar los imprevisibles por la rapidez con que aprendió las técnicas inuit.

Posted in Relatos reales | 576 Comments »

Ciao, Carlo.

Posted by Arnau en junio 28, 2016

Bud_Spencer_EDIIMA20160628_0111_5

Posted in Relatos inolvidables | 613 Comments »

Muhammad Ali

Posted by Arnau en junio 5, 2016

“Classius Clay es el nombre de un esclavo. No lo escogí. No lo quería.

Yo soy Muhammad Ali, un hombre libre”.

 

ali_frases5

 

Posted in Uncategorized | 596 Comments »

Bona tarda a tothom i benvinguts a l´estadi

Posted by Arnau en mayo 2, 2016

MANEL_VIC_

Posted in Relatos reales | 596 Comments »

Sin ánimo de ofender

Posted by Arnau en abril 11, 2016

Posted in Relatos ficticios | 577 Comments »

Allá donde vayas, sal y disfruta.

Posted by Arnau en marzo 24, 2016

Cruyff-Barcelona-1

Posted in Relatos inolvidables | 819 Comments »